martes, 15 de julio de 2008

EL VOTO DE CALIDAD DEL ALCALDE POPULAR, TOMÁS GALÁN, SACA ADELANTE UNA MODIFICACIÓN PUNTUAL DE LAS NORMAS EN LA QUE EL PSOE VE ILEGALIDADES

Carbonero el Mayor vivió el pasado viernes el pleno más tenso de la todavía corta legislatura, con un claro enfrentamiento entre el actual alcalde, Tomás Galán (PP) y su predecesor en el cargo, el socialista José Damián Gómez, a causa de una propuesta de modificación puntual de las normas urbanísticas presentada por la empresa “Cerámicas Arévalo”, de la que es socio el teniente de alcalde, el popular Ángel Arévalo. El pleno se celebró sin la presencia de uno de los seis concejales populares, equilibrándose así el número de votos (5) de los dos partidos con representación en la corporación. Llegado el punto del orden del día sobre la mencionada propuesta, el Grupo Popular manifestó su intención de votar a favor de una modificación que, según resumió Galán, permitiría a las canteras que están en funcionamiento y que no requieran la utilización de explosivos la ampliación de sus explotaciones, siempre y cuando no se reduzca la distancia existente desde las mismas al suelo urbano o, dicho de otra manera, que podrían extenderse si lo hacen hacia el extrarradio. Galán también quiso recordar la relevancia histórica que tiene en la localidad la extracción de arcillas, añadiendo que de esa actividad “viven muchas familias”. A lo dicho, el socialista Gómez recordó que las normas urbanísticas de Carbonero fueron modificadas en su día para no permitir nuevas aperturas de extracciones de arcilla a menos de 500 metros del casco urbano así como para evitar situaciones que perjudiquen en el futuro a la expansión de la población. “Esa modificación va en contra del espíritu que inspiró la legislación municipal existente”, criticó Gómeez, que se mostró contrario a cambiar la normativa urbanística del pueblo. Replicó al líder de los socialistas el alcalde vigente, mostrando un informe favorable de fecha 10 de mayo de 2007, cuando gobernaba Gómez, a una solicitud de “Cerámicas Carbonero” (cuyos propietarios son los mismos que los de “Cerámicas Arévalo”) similar a la propuesta debatida en el pleno del viernes. “Esta reforma no va más allá de lo que se solicitaba en ese escrito (el del 10 de mayo), al que el anterior alcalde y su equipo dieron la aprobación”, manifestó Galán. Visto que el PP estaba a favor y el PSOE en contra, llegó el momento de la votación, que finalmente se resolvió por el voto de calidad de Galán, dado el empate a cinco entre los dos grupos políticos. Pero ni con eso concluyó la polémica, puesto que Gómez ha señalado que los socialistas están estudiando recurrir el acuerdo “por su posible ilegalidad”, debido a lo que consideran “incumplimiento” de la Ley de Bases de Régimen Local, al participar el teniente de alcalde en la votación “puesto que también es gerente y socio de dicha empresa (Cerámicas Arévalo), y creemos que como parte implicada no puede votar”. Por otra parte, el PSOE también “duda” de la legalidad del acuerdo ya que “las modificaciones de normas urbanísticas requieren el acuerdo de la mayoría absoluta, algo que no ocurrió”. No acabaron ahí las discrepancias entre el PP y el PSOE, que también quedaron patentes en otros puntos del orden del día, como el de la subida del precio de las plazas en la residencia, que fue aprobado, o los presupuestos para 2008, que salieron adelante con los votos populares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario