martes, 10 de febrero de 2009

El azud de Carbonero suministrará agua potable a cerca de 40.000 personas

El azud de Carbonero el Mayor, infraestructura ideada para solucionar el problema del arsénico en la zona ‘centro’ de la provincia de Segovia, suministrará agua potable a una población estimada de 40.000 habitantes. Pero determinar la fecha en que concluirá la construcción de la infraestructura y comenzará el reparto de agua es una incógnita que ni políticos ni técnicos se atreven hoy a contestar, por miedo a equivocarse. Dos administraciones públicas, la Confederación Hidrográfica del Duero —a través de la sociedad ‘Aguas del Duero’—y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta, intervendrán en la ejecución de la obra, y cada una de ellas deberá acometer una parte del proyecto. Así, mientras que a ‘Aguas del Duero’ corresponde la construcción del azud, la Consejería de Medio Ambiente se encargará del tratamiento y posterior distribución del agua a 35 núcleos de población. Fuentes de la CHD señalan que, después de haber sido redactado un anteproyecto —incluido entre las alternativas a la presa de Bernardos— y sometido a información pública, corresponde ahora al Ministerio de Medio Ambiente dar respuesta a las alegaciones presentadas, añadiendo que, cuando este extremo se produzca (“dentro de muy poco tiempo”, garantizan), ‘Aguas del Duero’ encargará el proyecto definitivo, atendiendo ya todas las exigencias establecidas. La otra parte, la Consejería de Medio Ambiente de la Junta, se esmera ahora en mostrar sus ‘tareas hechas’, ya que encargó a una empresa externa (EIC —Estudio de Ingeniería Civil—) la redacción del proyecto de tratamiento y distribución del agua. De acuerdo con tal proyecto, ahora en fase de “supervisión” por parte de los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente, el agua sería captada del azud situado en el río Eresma, bombeándose a una estación depuradora, donde se procedería a su tratamiento (su capacidad es de 400 metros cúbicos a la hora), y junto a la cual se ubicarían dos depósitos, cada uno de 2.000 metros cúbicos. Gracias a dos tuberías, el agua iría a parar a Carbonero y a Santa María la Real de Nieva, localidades donde se instalarían depósitos. En concreto, Carbonero tendría dos, cada uno de ellos con capacidad de 3.000 metros cúbicos, y Santa María contará con uno, de mil metros cúbicos. Finalmente, desde estos depósitos el agua se distribuirá a los pueblos. Aunque en la mayoría de los casos el agua llegará por gravedad, no faltan localidades a las que se deberá bombear. De forma aproximada, la Junta tendrá que instalar cerca de 130 kilómetros de tuberías, labor en la que —de acuerdo con las estimaciones de los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente— se invertirán “unos dos años”. Eso sí, los mismos técnicos insisten en que la construcción del azud y de la red de distribución “se pueden hacer al mismo tiempo”, lo que contribuiría a aminorar la entrada en funcionamiento de la infraestructura. Desde la Junta también se insiste en que el proyecto resolverá los problemas de arsénico de los municipios de la zona ‘centro’ de Segovia, “tanto los actuales como los que puedan venir en el futuro”. En ese sentido, no pocos pueblos quisieron sumarse al proyecto al comprobar que tienen la ‘espada de Damocles’ sobre sus cabezas, puesto que aunque hace años sus niveles de este elemento químico en sus aguas eran “normales”, la entrada en vigor de la normativa europea sobre este asunto, reduciendo la cantidad permitida de 50 microgramos por litro a únicamente 10, los ha puesto cerca del límite de las cifras autorizadas.

Salvo sorpresas de última hora, la pantalla del azud se construirá en un paraje denominado “El Parralejo”, al que se puede acceder siguiendo un camino que parte desde Carbonero el Mayor. A falta de que el Ministerio de Medio Ambiente se pronuncie sobre el proyecto, la altura de la pantalla oscilaría entre los 12 y los 15 metros. La cota de la infraestructura rondaría los 845 metros sobre el nivel del mar. Y el azud, con una capacidad cercana a los 12 hectómetros cúbicos, anegaría alrededor de 250 hectáreas. Desde el momento en que se hizo público que un azud en Carbonero entraba a formar parte del listado de alternativas al embalse de Bernardos, desde las administraciones públicas se recalcó que el proyecto no tenía “nada que ver” con el de inicios de la actual década, que pretendía inundar 2.013 hectáreas y tenía una capacidad de 200 hectómetros cúbicos. De acuerdo con lo programado, desde el azud se suministrarán los pueblos de Aragoneses, Armuña, Balisa, barrio de San Pedro, Bernardos, Cabañas de Polendos, Cantimpalos, Carbonero el Mayor, Domingo García, Encinillas, Escalona del Prado, Escarabajosa de Cabezas, Escobar de Polendos, Hoyuelos, Jemenuño, Laguna Rodrigo, Mata de Quintanar, Melque de Cercos, Migueláñez, Miguel Ibáñez, Mozoncillo, Ochando, Ortigosa de Pestaño, Paradinas, Pascuales, Peñasrrubias de Pirón, Pinilla Ambroz, Pinillos de Polendos, Santa María la Real de Nieva, Santovenia, Tabanera la Luenga, Tabladillo, Villoslada, Villovela de Pirón y Yanguas de Eresma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario