viernes, 31 de diciembre de 2010

EDITORIAL "LA HOJA" - Diciembre 2010

En esta nueva edición de “La Hoja”,  nos hacemos eco de los artículos que nos han hecho llegar algunos vecinos, donde se palpa la indignación por la manipulación que rezuma la última publicación del PP, indignación por la difícil situación en que han dejado a nuestra Banda y Escuela de Música, indignación por el gobierno partidista que se ha instalado en nuestro Ayuntamiento, indignación por el continuo derroche económico en inversiones mal planificadas, costosas y en ocasiones innecesarias, y porque se intenta tapar los agujeros económicos de nuestro Ayuntamiento con la venta del patrimonio municipal de la urbanización de La Muela.
Mientras, observamos con perplejidad cómo se pretende recortar el gasto municipal aumentando el precio de la matrícula de los alumnos de la Escuela de Música, o contratando una empresa más barata en los de servicios de asistencia sanitaria para los espectáculos taurinos de las fiestas,… dos sencillos ejemplos que nos permiten adivinar cuáles son los valores que inspiran al equipo de gobierno municipal.
De todo ello se desprende la incapacidad de los concejales del PP en este Ayuntamiento para realizar una gestión mínimamente racional en lo económico y que se ajuste a las necesidades reales de nuestro pueblo, especialmente en esta etapa de crisis económica que vivimos actualmente.
A todo esto, se suma la incapacidad para reconocer la suma de errores que se van acumulando y las negativas consecuencias para nuestro pueblo que de ellos se derivan. Así, en la Escuela de Música, uno de los nuevos profesores que se contrataron para suplir las bajas de los profesores dimitidos y recomponer la situación,  también dimite dos meses después, y los alumnos siguen sumando nuevas bajas... y mientras todo se va al carajo los responsables de todo esto, es decir, el equipo de gobierno, sigue haciendo gala de una insuperable desfachatez intentando que los demás paguemos sus errores.
Una vez más, queremos denunciar cómo al Equipo de Gobierno Municipal le molestan las tareas de control que debe realizar la oposición, y se esfuerza en presentar nuestra labor como obstrucción a su gestión cuando pedimos informes para comprobar la legalidad de las actuaciones, como  ocurrió en los preparativos del encierro de bueyes. El Alcalde y sus concejales ponen todo su esfuerzo en  confundir a los vecinos haciéndoles ver que estamos en contra de su desarrollo. Con este tipo de manipulación se pone en evidencia que el grupo municipal del PP, no cree  en un ayuntamiento democrático y transparente,  sujeto al necesario control de la oposición, y supone un insulto a la inteligencia de todos los vecinos.
Carbonero el Mayor necesita  más que nunca un gobierno municipal que conozca las necesidades de nuestro pueblo y entienda de proyectos de futuro, que no destruya lo que gobiernos anteriores le han dejado y que no hipoteque el futuro económico de nuestro municipio, para que los concejales que les sucedan conserven una mínima capacidad de maniobra y puedan corregir esta gestión  municipal tan desafortunada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario